26.1.10

de: Musa Desnuda




III

en este estado
-bajo los oscuros efectos
de una musa despiadada-
es posible
que no pueda
dormir en toda la noche,
por lo que deberé tomar recaudos:

sujetar mi estómago
con una mano
mientras con la otra
hago caso y escribo

o tener sexo

algo similar a drenar
los demonios sueltos
que de otra forma
no sirven para nada



*obra: "Espalda desnuda de una mujer sentada", de Diego Rivera

1 comentario:

  1. despertás envidias de fantasmas...a mí no me asaltan ni las moscas bestsellerianas

    ResponderEliminar