14.5.11



Cómo es que nos alejamos de la médula del misterio que nos guía y a la vez nos pierde Cómo es que dejamos un buen día caer la cuchara En qué estaba pensando mientras giraba ciego el péndulo desconociendo mis letras del alfabeto De qué tamaño debía ser el ojo, la pupila, el iris Por cuánto tiempo más habrá que esperar a que se cumpla la profecía

1 comentario:

  1. ando impaciente, pero me pierdo en la cuchara que cae, quizás soy el metal de la cuchara y no la mano, no sé, pero paso por acá, leo "lugar necesario" y digo tiene razón, tienen razón las letras de este alfabeto, y también digo te abrazo iris, llena de espera.

    ResponderEliminar